Caldo de jamón casero

Con las sencillas indicaciones de esta receta, y un puñado de trucos, podrás hacer un excelente caldo de jamón casero. Ideal para enriquecer arroces o guisos, también como entrante.

Caldo de jamón casero

Hacer un caldo de jamón es fácil, lo difícil es que salga bien.

Para mi ha sido un suplicio. Unas veces me quedaba salado, otras demasiado intenso o con un toque rancio. Hasta que di con las claves para hacerlo siempre perfecto.

Este caldo es uno de mis favoritos para aportar un extra a de sabor a las recetas, pero también suelo añadirle unos fideos y tomarlo como sopa.

Al grano.

Selecciona el hueso de jamón

Antes de mostrarte la receta quiero hablarte del factor determinante en los caldos de jamón: el hueso.

Con un jamón cinco jotas, y siguiendo las instrucciones de la receta, serás capaz de hacer el mejor caldo de jamón que hayas probado nunca. ¿Ves por dónde voy?

El primer error es pretender hacer este caldo con una pata olvidada en la despensa desde hacer meses. O con un jamón salado. O con uno rancio.

¿Se puede hacer caldo con una pata muy curada?

No nos engañemos. Casi todos decidimos hacer caldo de jamón cuando la pata está seca y empieza a cantar por soleares.

Valora su estado y sé honesto. ¿Esta amarilla, o amarillenta, y tufa a rancio? No pierdas el tiempo, en serio, te va a salir mal. Si está dura pero tiene un olor limpio podrás aprovecharla, al final de la receta te doy varios consejos para salvarla.

Conclusión: antes de hacer el caldo mete la nariz en el hueso.

Vamos con la receta paso a paso.

Caldo de jamón

  • 4 / 5 (1 votos)
  • Comensales 2 litros
  • Preparación
  • Cocción

Ingredientes

  • 1,5 kg hueso de jamón
  • 3,5 l agua
  • 1 puerro (opcional)
  • 1/2 cebolla (opcional)
  • 6 dientes de ajo (opcional)

Preparación

  1. Elimina la suciedad y las partes rancias o amarillentas del hueso de jamón.
  2. Pon una olla al fuego con abundante agua. Cuando empieza a hervir añade el hueso troceado y deja que blanquee durante 3 minutos. Este paso sirve para deshacerse de impurezas y del exceso de grasa.
    Blanqueando huesos de jamón
  3. Elimina el agua de blanquear. Cubre los huesos con agua limpia y coloca encima las verduras. Tapa la olla y cuece a fuego mínimo durante 2 horas (1 hora en olla express. 45 minutos en olla rápida). Destapa y retira las impurezas varias veces durante la cocción.
    Preparación del caldo de jamónCaldo de jamón casero
  4. Deja reposar al menos media hora.
  5. Retira la grasa superficial con un cazo, después cuélalo. Si quieres retirar toda la grasa mételo en la nevera hasta que solidifique. Si lo vas a tomar como entrante te recomiendo clarificarlo.
  6. Prueba y ajusta de sal si fuera necesario.

Consejos para la receta

  • Hueso muy curado: Si tienes un hueso muy curado y sigues la receta, te quedará salado. Déjalo en remojo toda la noche y blanquéalo dos o tres veces (paso 1).
  • ¿Con verduras o sin ellas?: El toque de la verdura es muy interesante, sobre todo si el jamón no es de calidad suprema. Suaviza y equilibra el caldo. Opcional, pero recomendable.
  • ¿Olla rápida o estilo tradicional?: Aquí no hay duda, mejor hacer el caldo en una cazuela de hierro fundido u olla tradicional, y desgrasar de vez en cuando para que los sabores sean más limpios. Si no tienes tiempo, hazlo en una olla express o rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *