Crema de calabaza asada

Esta crema con calabaza asada de invierno te sorprenderá por su colorido y delicado sabor. Es un plato ligero y muy nutritivo, ideal para cuidar la línea. Te saldrá una buena cantidad pero es perfecta para congelar.

Crema de calabaza asada

La calabaza de invierno o calabaza butternut es excelente para preparar cremas, una variedad muy apreciada por su sabor dulce que recuerda a las nueces. Tiene forma de pera y un tamaño medio, en concreto la que nosotros hemos preparado pesaba poco más de 2 kg.
Te va a salir una gran cantidad, salvo que puedas comprar media, pero no te preocupes porque se congela perfectamente.

Calabaza asada
Preparación crema calabaza
Añadiendo caldo a la crema

¿Aburrido de las insípidas cremas saludables? Nada de eso, ¡arriba ese ánimo! Esta crema de calabaza asada es una delicia, el horneado previo realza el sabor que finalmente se redondea con un buen sofrito de cebolla y con el toque exótico del jengibre y el chile. Sabores suaves y delicados, ¡no dejes de probarla!

Crema de calabaza de invierno

  • 5 / 5 (4 votos)
  • Comensales 8
  • Preparación
  • Cocción

Ingredientes

  • 1 Calabaza de invierno (2 Kg)
  • 1,2 l Caldo de verduras
  • 2 Cebollas
  • 3 dientes Ajo
  • 1/2 Chile
  • 4 cm Jengibre
  • 1 cucharada Mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

  1. Corta la calabaza por la mitad, retira las semillas y colócala en la bandeja de hornear junto con los ajos enteros y golpeados, añade por encima sal y un chorro de aceite.
  2. Hornea durante 35 o 40 minutos a 220ºC, hasta que tenga un bonito color tostado por encima.
  3. Mientras la calabaza de invierno se asa en el horno ponte con las verduras. Corta finamente la cebolla y el chile. Añade la mantequilla en una cazuela a fuego lento, cuando se derrita echa la cebolla con unas pizcas de sal. Deja que se poche tranquilamente durante 30 o 35 minutos, pasado ese tiempo añade el chile y deja al fuego otros 5 minutos más.
  4. Con la ayuda de una cuchara saca la pulpa de la calabaza y ponla en la cazuela con la cebolla, añade también el jengibre rallado y los ajos asados sin piel. Por último echa el caldo de verduras y dale un ligero hervor, con un par de minutos es más que suficiente.
  5. Tritura a máxima potencia y pasa la crema por un chino o colador. Vuelve a colocarla al fuego un par de minutos para conseguir un color más intenso (opcional)

Consejos para la receta

  • Variaciones: No dudes en adaptar esta receta a tus gustos o a los ingredientes que tengas en casa. Puedes añadir en el sofrito otras verduras, cambiar el caldo de verduras por caldo de carne, darle un toque con alguna especia o espolvorear unos frutos secos tostados justo al emplatar. Muchas opciones y seguro que todas exquisitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *