Pollo a la cerveza negra con miel

Preparamos un clásico guiso tradicional de pollo con un toque original de cerveza negra Guinness y miel. Un plato delicioso y muy fácil de preparar con el que siempre quedarás bien.

Pollo a la cerveza negra

Preparamos un clásico guiso de pollo en olla tradicional, a fuego muy lento, con un toque original de cerveza negra (la genuina Guinness) y un punto de miel más que interesante.

Pollo sellado para guisar
Añadiendo la cerveza negra

La verdad es que hemos probado unos cuantos “pollos a la cerveza” y no siempre resulta fácil que queden en su punto, a veces resultan demasiado fuertes y otras apenas se nota el toque de la cerveza. Al utilizar la clásica Guiness negra le aportamos carácter al plato, para terminar el punto de miel consigue el equilibrio perfecto.

Pollo con cerveza negra y miel

  • 4.50 / 5 (2 votos)
  • Comensales 4
  • Preparación
  • Cocción

Ingredientes

  • 4 Muslos y contramuslos de pollo de corral
  • 300 ml Cerveza negra Guiness
  • 3 Zanahorias
  • 2 Cebollas pequeñas
  • 1 Pimiento rojo
  • 1 Hinojo
  • 3 dientes Ajo
  • 2 cucharadas Miel
  • Aceite
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Limpia el pollo, retira la piel y cualquier exceso de grasa, sangre, tendones, etc. Enharina de forma fácil y limpia. Sella los trozos en una sartén, a fuego medio y tratando que queden dorados por todos los lados. Reserva y comienza a preparar las verduras, si se te ha quemado el fondo utiliza otra cazuela para guisar.
  2. Corta las verduras a tu gusto, coloca la cazuela en el fuego con un buen chorro de aceite, añade el pimiento rojo y sofríe a fuego medio durante 4 o 5 minutos. Echa el resto de verduras con unas pizcas de sal y sofríe hasta que estén un poco blandas, otros 4 o 5 minutos serán suficientes.
  3. Echa el pollo y la cerveza negra, deja cocer a fuego lento durante 20 minutos, con la cazuela destapada. Dale la vuelta a la carne y cocina entre 20 y 25 minutos, cuando el pollo esté tierno sácalo a una fuente.
  4. Para poner a punto la salsa añade en la cazuela la miel y un toque de pimienta negra recién molida, sube ligeramente el fuego para espesar la salsa, remueve frecuentemente para que no se pegue en el fondo. En 5 o 10 minutos debería estar lista, ajusta de sal o pimienta si fuera necesario. Introduce nuevamente el pollo en la cazuela y dale un ligero hervor para que recupere temperatura.

Consejos para la receta

  • ¿Pollo con piel?: Puedes hacer este pollo a la cerveza negra con piel o sin ella, la diferencia es que si lo preparas con toda la piel -especialmente si es de corral, como el nuestro- soltará mucha grasa y quedará una salsa “poco apetecible” y un plato demasiado pesado.
  • El toque de la cerveza negra: El toque que la aporta la cerveza negra es muy especial, amargo y aromático, si tienes invitados y no quieres arriesgar reduce a la mitad la cantidad de cerveza (medio botellín, 150 ml) y añade una parte igual (otros 150 ml) de caldo de pollo o verduras (también puedes hacerlo con agua), de este modo quedará un poco más suave.
  • ¿Cuándo está listo el pollo?: Los tiempos que mostramos son orientativos, ten en cuenta que nosotros hemos preparado un pollo de corral bastante grande, si haces un “pollo normal” te llevará menos tiempo, es mucho más tierno. Pincha la carne y comprueba que esté blanda.