Salmorejo de tomate asado

Receta de salmorejo con tomates y ajos asados a baja temperatura. Un plato veraniego, sabroso y original con el que seguro no fallarás. Es un poco más suave que el tradicional, ¡pruébalo y nos cuentas!

Salmorejo con tomate asado

Es tiempo de recetas frescas y veraniegas, apetecen platos fríos con pocas complicaciones. Aquí tienes una receta tradicional con un toque diferente que no desvirtúa el sabor del auténtico salmorejo.
Al clásico salmorejo cordobés le hemos dado una pequeña vuelta asando previamente los tomates a baja temperatura junto con el ajo, de este modo conseguimos potenciar el sabor del tomate y rebajar la intensidad del ajo.

Asando los tomates

Una receta facilísima que eso sí, te llevará más tiempo que el clásico salmorejo ya que los tomates hay que asarlos lentamente en el horno junto con los ajos pero… ese pequeño esfuerzo merece la pena, ganarás en intensidad con el tomate asado y en delicadeza con los ajos cocinados a 120 grados centígrados.

Original salmorejo de tomate asado

  • 5 / 5 (1 votos)
  • Comensales 8
  • Preparación
  • Cocción

Ingredientes

  • 1,2 kg Tomates bien maduros
  • 300 ml Agua muy fría
  • 200 ml Aceite de oliva virgen extra
  • 200 g Pan duro
  • 1 cabeza pequeña Ajos
  • Azúcar
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Precalienta el horno a 120ºC. Limpia los tomates (reserva uno bien hermoso para más adelante). Corta el resto en trozos medianos y colócalos en una bandeja de horno con la piel hacia abajo. Corta también la cabeza de ajos por la mitad y colócala entre los tomates. Añade por encima sal, un poco de pimienta negra recién molida y dos o tres pizcas de azúcar. Riega con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.
  2. Hornea durante 2 horas o hasta que veas los tomates blanditos y un poco arrugados.
  3. Corta el pan en trozos e intrúcelo en un robot de cocina o recipiente para procesar con la batidora. Añade los 200 ml de aceite, 200 ml de agua bien fría (ver consejos del final), los tomates asados junto con todo el jugo que hayan soltado y el tomate crudo que habías reservado. Agrega media cabeza de ajos (sin las pieles), reserva la otra media por si fuera necesario darle “más potencia”. Procesa a máxima velocidad hasta que quede una mezcla homogénea.
  4. Pasa el salmorejo de tomate asado por un chino o colador para que quede más fino. ¿Muy denso? Es momento de ajustar, añade los otros 100 ml de agua (o un poco más si fuera necesario). Prueba y corrige de sal, también puedes añadir un poco más de ajo si te gusta más fuerte. Enfría durante una o dos horas en la nevera

Consejos para la receta

  • Los tomates: La variedad es importante, elige la que más te guste y adapta la cantidad extra de agua en función de ella. Por ejemplo, nosotros hemos optado por tomates corazón de buey que son muy carnosos por lo que hemos tenido que utilizar todo el agua que marca la receta, si usas un tomate más jugoso probablemente no necesites añadir tanta.
  • ¿Extra de ajo?: Una de las principales “ventajas” de este original salmorejo es que el ajo se hace notar pero no resulta demasiado fuerte, de todos modos lo ideal es que comiences añadiendo media cabeza de ajos -o incluso menos si no eres muy “fan” de este producto- y vayas añadiendo y probando hasta que esté a tu gusto.
  • Acompañamiento: Hemos optado por hacer unos crujientes de pan con un trozo que nos ha sobrado pero puedes acompañar con un buen jamón o cecina de León, huevo cocido, etc.

1 Comentario

Responder a Ibiff Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *