¿Cómo hacer un coulis de fresa?

Receta de coulis de fresa y trucos para que siempre te quede perfecto. Esta llamativa salsa combina a la perfección con numerosos postres, los platos quedan más llamativos y con un sabor espectacular.

Coulis de fresas

El coulis de fresa es muy fácil de preparar, con él puedes enriquecer muchos platos (especialmente postres). No te pierdas nuestra receta y nuestros pequeños trucos para que siempre te quede en el punto perfecto.

¿Qué es un coulis?

Es una salsa o jugo concentrado de frutas o verduras. El coulis más conocido y popular es el de frutos rojos, se prepara con arándanos, frambuesas, moras y/o fresas. Esta salsa es muy fácil de preparar y muy sabrosa, se utiliza principalmente para potenciar el sabor y mejorar el aspecto de los postres.

La textura del coulis es relativamente espesa (similar al jarabe) y se consigue combinando agua, azúcar y la fruta o verdura deseada.

Receta de coulis de fresa

Ingredientes

  • 225 gramos de fresas
  • 100 gramos de azúcar
  • 100 gramos de agua

Preparación

  1. Limpia las fresas, pícalas en trozos pequeños e introdúcelas en un vaso apto para batir.
  2. Añade agua y azúcar en un cazo a fuego lento, remueve de vez en cuando hasta que el azúcar se derrita por completo y tome un poco de cuerpo (en torno a 8-10 minutos).
  3. Echa 3/4 partes de ese almíbar en las fresas y deja reposar un par de minutos hasta que se ablanden ligeramente y empiecen a soltar un poco de jugo. A continuación tritura.
  4. Pásado por un colador o por un chino.

Coulis de fresa

Trucos para conseguir la textura perfecta

Las fresas no siempre tienen el mismo punto de maduración, con las mismas cantidades unas veces puede quedarte un coulis de fresas ligero y otras bastante espeso. Es preferible que añadas sólo una parte del almibar, tritures y posteriormente ajustes la textura con el almíbar que has reservado hasta conseguir la salsa deseada.

¿Lo quieres más líquido?

Si después de triturar quieres aligerar el coulis de fresa primero añade un poco de agua en el almíbar, mezcla bien y agrégalo poco a poco en el coulis hasta conseguir la textura que buscas.

¿Un poco más espeso?

Añade poco a poco el almíbar que has reservado.

¿Mucho más espeso?

Coloca el almíbar de nuevo a fuego lento y deja que reduzca y espese aún más. Cuando veas que el almíbar está bastante denso añádelo poco a poco al coulis y mezcla bien. Si aún no consigues que espese lo suficiente repite el proceso, añade en el cazo tanta agua como azúcar y deja que reduzca, luego agrégalo poco a poco.

Para terminar te recomiendo estar tarta de queso con coulis de fresa, ¡para chuparse los dedos dos veces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *