Cocottes, ¿qué son y cuál comprar?

Los secretos de la olla de hierro fundido, o cocotte, contados al detalle. Guía para que aciertes en la compra de esta excelente cazuela. Funcionamiento, ventajas e inconvenientes, mejores marcas y mucho más.

Cocottes de hierro fundido

¿Has oído hablar de las famosas cocottes pero no sabes por dónde empezar? No te preocupes, es normal, vamos a ir por partes para no dejar ningún cabo suelto. La cocotte, también conocida como olla de hierro fundido,  es una de las piezas más interesantes para todo buen aficionado a la cocina, imprescindible, ¡no exagero!

Fabricación, funcionamiento y seguridad

Tres puntos clave para entender a la perfección todo lo que pueden ofrecerte las cocottes.

Proceso de fabricación: Están hechas con hierro colado -fundido-.  Este material se vuelca en moldes, después se pule y por último pasa por una fase de esmaltado o vitrificado. Este último paso consiste en recubrirlas con una película completamente inerte a base de vidrio en polvo, arena o piedra (según marca o modelo).

Así funcionan: Gracias a la gruesa capa de hierro la transmisión y distribución del calor es óptima. La clave está en el término “slow cook” o cocina lenta, te olvidas de las prisas y cocinas como antes, despacio y con buena letra. Nuestras abuelas las usaban a diario, incluso sobre las brasas, ¡y durante generaciones!.Tapadas o sin tapar, el resultado siempre será especial.

¿Son completamente seguras? Sí, al menos las modernas. La capa de esmaltado o vitrificado es completamente inerte y no libera ningún tipo de tóxico. Las cacerolas antiguas, que no tienen esmalte, deben curarse muy bien para evitar que desprendan sustancias pesadas.

Teoría a parte, algo tienen, no sabría decir qué, pero los guisos, el pan o los asados siempre quedan espectaculares.

Funcionamiento de una cocotte

Pros y contras de estas ollas

Lo mejor…

  1. Si las cuidas, son para toda la vida.
  2. Cocina lenta y de alta calidad. Los guisos, estofados, asados o el pan, quedan mucho mejor en cocotte.
  3. Se pueden utilizar en todas las fuentes de calor, meter en la nevera y en el horno (¡¡microondas no!!).

Lo peor…

  1. Su precio, es una inversión considerable aunque hay que tener en cuenta que, las buenas, duran eternamente.
  2. Son muy pesadas, entre 2 y 6 kg dependiendo del tamaño y de la marca.
  3. Después de una hora cocinando las asas queman, y mucho, hay que tener cuidado.

Consejos para comprar una cocotte

¡Ahora viene lo más complicado! No sabes la marca que más te conviene porque todas parecen iguales. Muchos puntos a tratar, vamos por partes.

Esmaltadas o sin esmaltar

Con esmalte: Hoy día la inmensa mayoría de las ollas de hierro fundido incorporan un esmalte o vitrificado, ¿por qué? Básicamente por una cuestión de comodidad y mantenimiento, están listas para usar y NO necesitan ningún tipo de curado. Además, el esmalte es inerte y completamente seguro.

Sin esmalte: Deben ser curadas previamente en horno o sartén (fuego fuerte con una película de grasa hasta que humee, limpiar con papel y repetir el proceso dos o tres veces). Para conservar el curado no se deben limpiar con jabón, sólo agua y “rasqueta”. Además es muy importante secarlas perfectamente y untarlas con una fina película de aceite para evitar la oxidación.

El esmalte es inocuo así que la recomendación es que compres, en la medida de lo posible, una olla vitrificada o con esmalte.

¿Qué medida elegir?

La variedad es tan grande que es normal perderse. En el mercado encontramos ollas con medidas que van desde los 12 hasta los 34 centímetros, casi nada. Un consejo, ante la duda, elige la más grande.

  • Para una persona: Entre 16 y 20 centímetros
  • Para dos personas: Entre 20 y 24 centímetros
  • Para cuatro personas: Entre 24 y 28 centímetros
  • Para seis personas: Entre 28 y 30 centímetros
  • Para ocho personas: Entre 30 y 34 centímetros

Cazuela de acero Staub

Formas y tipos ¿cuáles son más recomendables para cada preparación?

Cada vez se pueden comprar más modelos. No te compliques, es muy sencillo:

  • Redonda: La más versátil y vendida, sirve para todo.
  • Ovalada: Mejor para preparar carnes: pollo entero o troceado, pavo, cordero, cochinillo, rosbif…
  • Alta: Ideal para sopas, guisos, cocidos o caldos.
  • Baja: Pensada para arroces secos, caldosos o risottos. También para tartas.
  • Formas especiales: ¿Tapa de cerdo, diseño de corazón o de calabaza? Más curiosidad que funcionalidad.
  • Mini cocottes: Sólo para presentaciones. Aquí te explicamos cómo son las mini cocottes de Le Creuset.

Cocottes baratas

Como hemos comentado anteriormente, el precio es uno de los principales inconvenientes de estas cazuelas. La pregunta del millón, ¿merece la pena comprar una cocotte barata?  Depende.

El grosor de estas ollas económicas es inferior a las de gama alta, también se nota una menor calidad en esmaltados, tapa y pomo. Su precio es mucho más bajo pero la garantía sólo cubre un año así que pueden salirte buenas o malas pero desde luego no son para toda la vida. Por norma general NO las recomiendo, lo barato generalmente sale caro.

Dos marcas comercializan estas cazuelas a partir de 35€, Tradifonte y Crealys.

Las mejores cocottes

Te he dado algunas alternativas baratas pero mi consejo es que hagas un esfuerzo y compres una olla de la máxima calidad, con todas las garantías. Estas cocottes son mucho más caras pero no te arrepentirás. Aquí no hay duda ni negociación, dos mejores marcas:

Cocottes de Le Creuset: En el enlace hablamos de estas ollas con más detalle. Son las más conocidas por su enorme variedad y alta calidad. Con garantía de por vida. Están a la venta a partir de 125€.

Cocottes de Staub: Entra en el enlace para conocer nuestra opinión con más detalle. De forma global te diré que son más robustas y pesadas que las anteriores, más cercanas a las “cazuelas de nuestras abuelas”. Excelentes y con garantía de 30 años. A la venta a partir de 105€ en esta tienda online.

Cocotte Le Creuset roja

Y por último… cuidados y limpieza

Sería una pena que echaras a perder una de estas fantásticas cocottes por un uso o limpieza inadecuados. Ten en cuenta estos pequeños consejos:

  • Nunca la calientes sin aceite, puede dañarse, agrega la grasa que desees antes de ponerla al fuego.
  • No utilices utensilios metálicos para sacar o voltear los alimentos, siempre de madera o silicona.
  • No cortes los alimentos dentro de la olla.
  • Límpialas con esponjas y detergentes suaves (puedes dejalas a remojo). Son aptas para el lavavajillas pero no es lo más recomendable.

Conclusión. Como has visto en esta guía, comprar la cocotte que mejor se adapte a tus necesidades no es difícil. Sigue nuestros consejos y tendrás una olla de hierro eterna para preparar cientos de recetas de cocina. ¡Que la disfrutes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *